lunes, julio 25, 2011

EL DESEO POR TI.



Para ti que estas tan lejos, pero a la vez tan cerca, me intimida saber que existes, que respiras, saber que sabes que yo existo también y suspiro al verte.

Me inquietan tus palabras por mas remota que sea la posibilidad de hacerlas hechos, me hacen temblar tu mirada y tu sonrisa, como tiembla un niño bajo la obscuridad de la noche, a la vez sudo, cuando te pienso y se que tu me piensas a mi.

Extraño el roce de tu cuerpo, tu olor y tu presencia, a pesar de que nunca te he tocado y a la vez estoy seguro de poder describir cada uno de tus detalles.

No se si sea amor o deseo, quizá curiosidad, la curiosidad que siento por saborear tus besos, tu lengua, tu cuello, tu cuerpo y las gotas de tu deseo en mis labios sedientos de ti.

Recorrer tus curvas, con mis ojos y detenerme en los sitios de mi preferencia para explorarlos con mis manos, alzarte, llevarte al borde del abismo, donde se encuentran el amor y el placer intensos, dejarnos llevar entre besos y caricias.

En las noches cuando sueño se que nuestras almas se unen en un solo sitio, hacen el amor mil veces y a pesar de eso, no acaba el deseo por que al igual que yo eres insaciable.

Complementarnos, es imposible, tratar de hacerlo, es divino, muérdeme los labios para no morderlos yo mismo.

Me intimidas pero puede más el deseo, el deseo por ti.

Cava.

4 comentarios:

Belén dijo...

Me encanta esta entrada!! =)

Fiebre dijo...

Parece que sea el mal más reciente de esta sociedad:
Los hombres más educados, más válidos...parece que estuvieran intimidados por los nuevos roles de la mujer.

No te lo permitas. Saca tu caballero seductor a pasear.
Tú lo vales.

CAVA dijo...

BELEN.

Me encanta que te encante...!¡!
Besos.

CAVA dijo...

Fiebre.

Si caray, cosa que aun no puedo creer...

Claro que no lo permitire.

Un beso y un abrazo.